Comerse el coco – Spanish expressions EP68

Hola a todos, ¿cómo estáis? Espero que estéis bien. Sé que empezamos casi todos los episodios de la misma forma, pero no se me ocurre una forma mejor de empezar. Aunque hay muchas formas de saludar en español, dependen de la situación y de la persona a la que estés saludando. Como este podcast está dirigido a muchas personas diferentes, de muchos sitios diferentes y que nos escuchan de muchas formas diferentes, tengo que saludar de una forma estándar.

comerse-el-coco

Hoy hablaremos de una expresión que se utiliza de vez en cuando en español. No es una expresión que se oiga todos los días, pero veréis que es útil y que de vez en cuando es posible utilizarla en diferentes contextos.

La expresión es “comerse el coco”. Hay otras formas de decir esto en español, las veremos después. “Comerse el coco” es una expresión del lenguaje coloquial. No os recomendamos que la utilicéis por ejemplo con vuestro jefe o vuestra jefa, en una reunión de trabajo o en una situación seria. Generalmente se utiliza con amigos, familiares o conocidos en situaciones informales. No es una expresión ofensiva o malsonante, pero no es bueno utilizarla en un contexto formal. Después os diremos también algunas alternativas para utilizar en estos contextos. Expresiones que signifiquen lo mismo, pero que podáis utilizar en contexto formal.

Como casi siempre, primero vamos a ver las palabras que componen esta expresión, después os explicaremos el significado y por último practicaremos la pronunciación y la conjugación.

Comerse el coco

La expresión comerse el coco está formada por tres palabras. Comerse, el y coco.

Comerse es el verbo ‘comer’ en forma pronominal. Ya hemos hablado de esta forma de utilizar los verbos en algunos otros episodios, como por ejemplo cuando explicamos qué significa la expresión “hacerse el sueco”. La forma pronominal del verbo se utiliza cuando la acción del verbo recae sobre el sujeto. Para utilizar el verbo en forma pronominal se añade un pronombre personal átono como “me” (para la primera persona), “te” (para la segunda persona), “se” (para la tercera persona), “nos” (para la primera persona del plural), “os” (para la segunda persona del plural) o “se” (para la tercera persona del plural). No os preocupéis, ya sabéis que no nos gusta explicar la gramática de esta forma. Después pondremos varios ejemplos para que practiquéis esto. De momento es suficiente con que sepáis que la acción del verbo recae sobre la propia persona.

La expresión puede utilizarse sin el pronombre personal, es decir, podemos decir: “comer el coco”, pero en este caso, cambia de significado. Cuando expliquemos el significado de la expresión, hablaremos de ello.

La segunda palabra de la expresión “comerse el coco” es “el”. Es una palabra que ya conocéis de sobra, es el artículo determinado masculino singular.

La última palabra de la expresión “comerse el coco” es coco. Un coco es una fruta tropical que crece en el cocotero. Un cocotero es un tipo de palmera. El coco es de color marrón por fuera y tiene pelos, es peludo. Por dentro tiene la pulpa, que es de color blanco, se come y también se utiliza como aroma. Un coco es de forma aproximadamente redonda y mide unos 15 centímetros. El coco se utiliza mucho para hacer postres y pasteles. Un coco es difícil de abrir porque la capa exterior es muy dura. Una vez abierto un coco, vemos que dentro tiene agua.

La palabra coco proviene del idioma portugués. En Europa no se conocía el coco antes del descubrimiento de América. Fueron los exploradores portugueses los que trajeron el coco a Europa. El color marrón, la superficie dura y peluda les recordaba a las historias sobre “el Coco”. El Coco es un personaje ficticio, muy feo, que se utiliza en algunos cuentos en Portugal y en España para asustar a los niños pequeños que no quieren dormir.

Ya hemos visto el significado de las tres palabras que forman la expresión. Así que en sentido literal, comerse el coco, significa que te comes un coco. Pero es evidente, que ese no es su significado real.

En esta expresión, coco se utiliza como sinónimo de cabeza. Si por ejemplo alguna vez dices: “me duele el coco”, significa que te duele la cabeza. Coco se puede utilizar como sinónimo de cabeza pero siempre en un contexto informal.

¿Qué significa “comerse el coco”?

El significado de la expresión es diferente del significado literal. “Comerse el coco” es una expresión que se utiliza cuando una persona está pensando de forma obsesiva sobre un tema o asunto cualquiera. Está pensando continuamente en un problema que tiene, o en su pareja o en algo que está haciendo. Si “te comes el coco” quiere decir que estás pensando continuamente y con mucha intensidad en algo concreto. A veces nos suceden cosas de muy poca importancia, pero no podemos olvidarlas y empezamos a pensar continuamente sobre ello, en ese caso estás “comiéndote el coco”.

Vamos a imaginar una pequeña historia para ayudaros a memorizar la expresión y el significado de “comerse el coco”:

Imagina que estás haciendo un curso de español. Te has apuntado a clases para poder mejorar tu gramática. Hace poco tiempo, también has conocido a una persona especial y te has enamorado. Esa persona aún no lo sabe, tú se lo quieres decir, pero no sabes cómo. Aunque estás intentando atender en clase, estás pensando todo el tiempo en la forma en que le dirás a esa persona que estás enamorado de ella. Una compañera te dice:

– Presta atención, esto es importante

Tu contestas:

– Lo siento pero es que estoy comiéndome el coco.

De esta forma esa persona ya sabe que hay algo en lo que estás pensando y no te deja concentrarte en la clase.

¿Qué significa “comer el coco”?

Antes dijimos que si en esta expresión no utilizamos la forma pronominal del verbo, la expresión cambia de significado. ¿Qué significa “comer el coco” sin “se”?

“Comer el coco” significa que alguien está intentando convencer a otra persona de algo. Por ejemplo, si conoces a alguien que duda sobre un asunto concreto e intentas convencer a esa persona para que tome una decisión determinada, le estás “comiendo el coco”.

Solemos decir que aprender idiomas a través de pequeñas historias es muy útil. Existen muchos estudios que demuestran que cuando escuchas una historia y la imaginas en tu cabeza, para tu cerebro es como si estuvieras viviéndolo tú. Eso ayuda a memorizar y aprender.

Vamos a continuar con la historia en la que estábamos antes. Ya ha terminado la clase de español. Sales a la calle con tu compañera, te dice que te ha visto despistado todo el día y te pregunta qué te pasa.

Tú le dices que estás enamorado de una persona pero no sabes cómo decírselo, así que llevas todo el día pensando en ello y no puedes concentrarte en nada.

Tu compañera quiere ayudarte así que empieza a darte ideas sobre qué puedes hacer. Intenta convencerte para elijas alguna de las ideas que te está diciendo. Como tienes muchas dudas y no piensas con claridad, prefieres que no te diga nada porque si no, tendrás más dudas aún. En un momento de la conversación, le dices:

– No me comas el coco

Ella te contesta:

– Vale, solo intento ayudarte

Otras expresiones similares

En español existen otras expresiones similares a “comerse el coco”. Hay algunas formales y otras informales. Las más comunes son estas:

Informales:

  • Comerse el tarro
  • Estar rayado

Por ejemplo, puedes decir: “Estoy comiéndome el coco” o “Estoy comiéndome el tarro”. Todas las conjugaciones que se te ocurran son iguales con las dos expresiones, solo cambia la palabra final.

También puedes decir: “Estoy rayado” para decir que “estás comiéndote el coco”.

Formal:

  • Darle vueltas a la cabeza

Esta es la forma más educada de decir que estás pensando mucho en algo. “Estoy dándole vueltas a la cabeza”, es una expresión formal y por lo tanto podéis usarla en cualquier contexto siempre que creáis que es conveniente.

Practicar las expresiones, la pronunciación y la conjugación

Como intentamos hacer siempre que podemos, incluimos ejercicios para que practiquéis. Estos ejercicios os permiten mejorar la pronunciación, practicar la conjugación y memorizar las expresiones que os explicamos.

Como os decimos siempre, es importante que repitáis, que volváis a escuchar los episodios, porque de esta forma es cómo hacéis que vuestro cerebro consiga almacenar la información a largo plazo. Si yo te digo: comerse el coco, comerse el coco, comerse el coco, comerse el coco, comerse el coco… al escucharlo muchas veces, tu cerebro almacenará la información de forma mucho más eficiente y por lo tanto te será más sencillo recordar y utilizar esta frase cuando sea necesario. Igual que ocurre con esto, ocurre con el uso de la conjugación. No solo con los ejercicios. Ahora yo estoy hablando, si tú me escuchas y comprendes lo que estoy diciendo, eso quiere decir que estás escuchando tiempos verbales, vocabulario y gramática que aprendes sin darte cuenta. Si escuchas muchas veces lo mismo, tu cerebro aprenderá ciertos patrones que después te permitirán utilizar el idioma sin necesidad de pensar. Si nos escuchas habitualmente ya sabes que insistimos mucho en ello porque es fundamental para un aprendizaje efectivo.

En primer lugar vamos a practicar con el presente continuo, también llamado presente progresivo ya que esta expresión es muy utilizada en esta forma. El presente continuo sirve para decir cosas que están ocurriendo en el mismo momento de hablar. Repite después de mí, intenta copiar la pronunciación, no te preocupes por la conjugación, la aprenderás de forma automática cuando hagas varias veces el ejercicio. Vamos allá:

– Estoy comiéndome el coco…
– Estás comiéndote el coco…
– Está comiéndose el coco…
– Estamos comiéndonos el coco…
– Estáis comiéndoos el coco…
– Están comiéndoos el coco…

Perfecto, seguro que lo estás haciendo bien. Y si tienes alguna dificultad, repite el ejercicio. No tengas prisa, si es necesario utiliza la pausa de tu reproductor. Es mejor hacerlo despacio y bien que mal y rápido.

Ahora vamos a practicar esta expresión según varias situaciones.

Imagina que alguien quiere convencerte de algo sin que tú quieras. Entonces dirías:

– No me comas el coco…
– No me comas el coco…
– No me comas el coco…

Imagina que esa misma persona quiere convencer a otra de algo. A ti no te gusta que haga eso, entonces dirías:

– No le comas el coco…
– No le comas el coco…
– No le comas el coco…

Imagina que esa persona ahora intenta convencernos de algo a todos. Entonces diríamos:

– No nos comas el coco…
– No nos comas el coco…
– No nos comas el coco…

Esperamos que os sea útil este episodio. Ya sabéis que podéis hacer vuestros comentarios, plantear vuestras dudas o comernos el coco en: Facebook, Twitter, Google+ o en nuestro canal de Youtube. También podéis enviarnos un correo electrónico si os resulta más cómodo.

Recordad todos, no os comáis el coco. Un saludo y hasta la próxima.


Nota 1: El presente continuo no existe en español con ese nombre ni con ningún otro. Utilizamos este nombre porque creemos que es lo mejor para que los estudiantes comprendan qué queremos decir. El término correcto para frases como “estoy comiendo”, “estoy bebiendo”, “estoy andando”, es perífrasis verbal. Si eres estudiante de filología, esto es importante para ti. Si estudias español por otros motivos, lo importante es que entiendas el significado, el término técnico no lo conocen la mayor parte de hispanohablantes.

Ayuda a que otras personas descubran este podcast:

spanishpodcast audiobooks download

Diálogos para aprender español

El aprendizaje descomplicado

Download 100 Episodios (1-100)

Download 100 Episodios (101-200)

Download 100 Episodios (201-300)

Download 200 Episodios

Download 300 Episodios