Trucos para no perder la motivación EP171

Hola y bienvenido o bienvenida de nuevo a Spanishpodcast.net. Nos alegra que estés escuchando este episodio. Hoy te hablamos sobre motivación, cómo conseguir motivación para el aprendizaje y algunos trucos o consejos para superar ciertos momentos difíciles.

A veces, cuando estudias idiomas puedes tener momentos débiles en los que te sientes desmotivado. Te sientes cansado. De forma consciente o algunas veces de forma inconsciente empiezas a abandonar el estudio o tus hábitos de práctica del español o el idioma que estés aprendiendo. También puede ocurrir en otras situaciones, incluso puede que en algún momento te bloquees y tu cabeza no sea capaz de pensar una sola palabra en español.

motivacion

Esto puede suceder en situaciones en las que necesitas utilizar el idioma que estás estudiando. Por ejemplo has practicado mucho tu español, un día viajas a España e intentas hablar con algún nativo, aunque solo sea en las tiendas, en el hotel o en el restaurante. Sin embargo, te quedas bloqueado. De repente no sabes qué decir o cómo decirlo. A pesar de que cuando practicabas lo hacías muy bien, ahora parece que las palabras no pueden salir de tu boca. Es una situación difícil, es un bloqueo y suele estar relacionado con el estrés o la desmotivación.

Esto puede ser peor o esta situación puede ser más grave si además estamos en una situación que genera estrés, por ejemplo: una entrevista de trabajo o un examen.

Esto es algo que le puede suceder a cualquier persona, no hay nada malo en ello. Los seres humanos somos seres racionales, que pensamos, pero nuestros sentimientos también son importantes y hay que cuidarlos.

La fatiga de estudio

Mucha gente ha sufrido la fatiga de estudio, especialmente cuando hablamos de aprendizaje de idiomas. Igual que un deportista profesional acumula cansancio durante la temporada de competición, un estudiante puede acumular cansancio mental si lleva estudiando bastante tiempo.

Algunas personas se sienten cansadas y cuando comentan esto con alguien simplemente les dicen: “toma un descanso y después sigue”. Pero en realidad no es tan sencillo. Si abandonas tu hábito de estudio cuando estás desmotivado es probable que no vuelvas a tener ese hábito. Tu cerebro recordará cómo te sentías y pondrá barreras, obstáculos que impedirán que vuelvas a tener el hábito de estudiar a diario por ejemplo. Muchas veces esto funciona de forma inconsciente, pero ocurre.

¿Recuerdas cuándo empezaste a estudiar el español? ¿Recuerdas cómo te sentías? Probablemente te sentías muy bien, con fuerzas y animado. Decías cosas como: “guau, estoy aprendiendo español, estoy muy contento”. El objetivo cuando se empieza a estudiar un idioma puede ser muy variado. Por ejemplo puedes tener como objetivo tener conversaciones con un nativo. También es posible que tengas como objetivo aprobar un examen. Otro posible objetivo puede ser poder leer libros con facilidad.

fatiga

El problema es que para llegar desde el estado inicial hasta el estado final hay un camino muy largo, requiere mucha paciencia, trabajo y dedicación.

Mientras estás en ese camino suelen olvidarse esas sensaciones iniciales de alegría, fuerza y ánimo que tenías al principio. Al ser un camino largo es posible que no veas el final y esto también ayuda a que aumente la desmotivación.

¿Qué podemos hacer para revivir la pasión? ¿Qué podemos hacer para reavivar el fuego que tenemos dentro? ¿Qué podemos hacer para mantener esas sensaciones iniciales que teníamos cuando empezamos a estudiar español?

1- Utiliza un material que sea interesante para ti

Para evitar la fatiga de estudio o la desmotivación debes tener una buena actitud frente al estudio. Hay personas a las que les resulta interesante conocer noticias de actualidad, otras personas a las que les apasiona la historia, otras personas a las que les gusta la información general, otras a las que les gustan los deportes… Hay miles de posibilidades. Hace años encontrar este tipo de material era muy difícil pero hoy en día tienes acceso a cualquiera de estos contenidos de forma sencilla. Naturalmente estoy hablando de los idiomas más extendidos como por ejemplo el inglés o el español.

Si te gusta escuchar música busca grupos o artistas del estilo que te guste y escucha música en el idioma que estás estudiando. Si te gustan las películas busca películas del género que te guste: acción, drama, humor, aventuras…

Esto ya lo hemos comentado en algún episodio de SpanishPodcast.net, utilizar un material que te interesa te ayuda a mantener la concentración y a estar interesado en seguir escuchando.

2- Establece objetivos más sencillos y a corto plazo

Tener un objetivo general importante es bueno, pero pensar continuamente en objetivos que están demasiado alejados en el tiempo puede causar desmotivación. En vez de eso, piensa en objetivos a corto plazo. Por ejemplo: voy a escuchar y estudiar este episodio de SpanishPodcast hasta que comprenda todas las palabras y pueda utilizarlas.

Establecer este tipo de objetivos concretos y a corto plazo, más fáciles de realizar nos ayuda a hacer un seguimiento de nuestro progreso. Tienes que confiar en que cada una de estas pequeñas mejoras con el tiempo sumarán una gran mejora.

objetivo

Como hemos dicho en otros episodios, cuando estás en el camino del aprendizaje de los idiomas es mejor fijarse en lo que has avanzado que en lo que te queda para conseguir tu objetivo final. Camina con tu objetivo en mente, pero felicítate por lo que has conseguido hasta ahora.

3- Confía en ti mismo

Es posible que algunas veces la desmotivación ocurra porque piensas que no puedes continuar, que hay algo imposible de entender o que has llegado a un punto de dificultad que no puedes superar.

Esto no es cierto. Confía en que superarás esas dificultades. Todo camino tiene obstáculos y a veces alguno puede causarnos problemas. Pero si trabajas y te esfuerzas conseguirás superarlos. A veces hay que hacer una parada y dejar las cosas para otro día. Nuestro cerebro puede hacer cosas maravillosas por la noche.

Si lo necesitas en alguna ocasión ve más despacio. No tengas prisa. Tómate tu tiempo y aprende a un ritmo con el que te sientas cómodo. Nadie te conoce mejor que tú mismo, así que nadie puede decirte cuál es el mejor ritmo para aprender. Aprende a escuchar cómo te sientes, las sensaciones y ajusta tu ritmo de estudio a esto.

Esto es una de las cosas que más esfuerzo me cuesta a mí. Hoy en día muchas personas estamos preocupadas por la productividad. La productividad podemos definirla como la cantidad de trabajo que hacemos en un tiempo determinado. Si hacemos muchas cosas en una hora estamos siendo productivos. Si en esa misma hora pasamos la mitad del tiempo mirando Facebook, estamos siendo poco productivos.

¿Cuál es el problema de preocuparte por la productividad? Que en algunas ocasiones puede producir estrés. Si por ejemplo algún día no puedes mantener la concentración o has trabajado pero crees que no has aprendido nada, tu nivel de estrés aumenta. Y como os he contado muchas veces el estrés es el factor que más bloquea el aprendizaje. Hay que librarse de todo el estrés posible.

Confía en ti mismo, confía en que serás una persona productiva y confía en que conseguirás superar los obstáculos ahora o más adelante. Puede que algún día parezca que no has avanzado nada porque no entiendes algo pero lo que has hecho hoy deja una marca, una huella en tu cabeza: tarde o temprano resolverás el problema.

4- Deja de criticarte

Criticar es juzgar las cosas en base a leyes o a reglas establecidas. En español esta palabra generalmente se utiliza con un significado negativo. Por ejemplo: están criticando al vecino. Quiere decir que están diciendo cosas malas del vecino. Pues en este sentido, es recomendable que dejes de criticarte. De forma general la idea que tenemos sobre nosotros mismos es peor de lo que en realidad es.

En primer lugar, no eres un robot, no puedes hacer todo perfecto ni puedes trabajar sin descanso. Cometes errores al hablar o al escribir español, ¿y qué? ¿Vas a dejar de hablar o de escribir por eso? Si lo haces no mejorarás. Cometer errores es lo normal y forma parte del aprendizaje.

Algunas personas nos han preguntado por qué no corregimos los errores de las personas que por ejemplo cuando nos escriben un correo electrónico o cuando escriben un mensaje en una publicación de nuestra página de Facebook. No corregimos estos mensajes por varios motivos, a no ser que la persona nos lo pida específicamente. El primer motivo es que corregir los errores no sirve para eliminar los errores. De hecho, en realidad, pensamos que corregir los errores de esta forma puede ser contraproducente, puede ser peor. Si yo te digo: no pienses en un perro. ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza? Exacto, un perro. Creemos que cada persona, según vaya aprendiendo irá corrigiendo los errores de forma automática, poco a poco y sin darse cuenta. Si dedicamos tiempo a explicarte lo que haces mal, estaremos reforzando lo que haces mal en lugar de centrarnos en lo que haces bien.

Otro de los motivos es que los nativos también cometen muchos errores: de ortografía, de gramática, de vocabulario y también de conjugación. Por ejemplo, una cosa que hacen mal algunos nativos es utilizar el tiempo verbal condicional en lugar del subjuntivo. Esto es bastante frecuente en el norte y centro de España. Otro error bastante frecuente es utilizar el laísmo y el leísmo. No voy a decir en qué consisten estos errores porque no quiero que escuchéis español mal dicho, pero te puedo decir que es un error que casi ningún extranjero comete. En cambio los nativos sí.

El ritmo de vida actual, además, hace que tengamos muchas cosas en la cabeza, otros problemas que sin duda nos distraen de las cosas en las que nos queremos concentrar.

Igual que dije en el punto anterior no mires hacia el futuro, mira hacia el pasado. Seguro que ahora hay cosas que haces bien y antes hacías mal o no sabías hacer. En el futuro, con tu español, pasará lo mismo, habrá errores que cometas ahora que no cometerás en el futuro. No tengas miedo de cometer errores.

Otro motivo por el que no debemos criticarnos es que los seres humanos tenemos tendencia a amplificar la importancia de las cosas que hacemos mal. Algunas personas llegan a pensar incluso que son errores catastróficos. Esto puede hacer que pensemos que no somos capaces de mejorar, que nos va a costar mucho esfuerzo o que no eres tan bueno aprendiendo como otras personas. Nada de eso es cierto. No te preocupes más por los errores y continua adelante, repasa las lecciones, utiliza la repetición, usa la constancia y verás cómo poco a poco irán desapareciendo. Por supuesto, según vayas aprendiendo, irán apareciendo otros nuevos pero se solucionarán de la misma forma.

5. Habla con otras personas que aprendan el mismo idioma

Aunque nosotros pensamos que una persona puede ser autodidacta, es decir, aprender por tu cuenta, también es interesante hablar con otras personas que están en el mismo proceso de aprendizaje que tú. La interacción social también es importante para los humanos.

Intenta localizar a otros estudiantes de español, hablad de vuestros problemas con el idioma, qué cosas os resultan difíciles, qué cosas os resultan fáciles. Así descubrirás que algunos de tus problemas los tiene mucha gente y también podréis ayudaros.

También podéis practicar la conversación, pero cuidado, elije bien con quién hablas. Hay personas que tienen la tendencia de interrumpir constantemente para corregir los errores que cometes. Busca a personas que no hagan esto o dilo claramente. Antes de empezar dile a la otra persona que no quieres que te interrumpan mientras hablas español. Si quieres puedes explicarle el por qué.

Estar con otras personas que aprenden español también puede ser un estímulo para mejorar. Siempre es agradable hacer algo bien y que lo vean los demás.

Pero cuidado. Otra cosa que suelen hacer los estudiantes es compararse. Y lo que es peor, los estudiantes siempre tienden a compararse solo con los estudiantes que son mejores. Esto puede hacer que te desmotives. No estás en una competición, estás aprendiendo un idioma. Es normal que haya personas con un alto nivel y otras con un nivel más bajo. Todo depende de cuánto tiempo hayan podido practicar hasta ahora y la forma en la que han practicado.

6. Ten en cuenta que el aprendizaje es relativo

Algunas personas tienen un problema, dicen: siento que no avanzo, siento que no aprendo cosas nuevas, siento que estoy atascado.

grafico

Esto es una sensación muy normal. Cuando te pasa esto es que estás atrapado en una ilusión de aprendizaje. Mira el gráfico que hemos puesto en la página. Es lo que se llama una curva logarítmica. Crece muy rápido al principio y después tiene a hacerse cada vez más horizontal.

Representa la forma en la que una persona aprende otro idioma cuando estudia de forma constante. Al principio se aprenden muchas cosas nuevas y muy rápido. La sensación de avanzar es muy grande. Como no tienes conocimientos anteriores, todo es completamente nuevo, se aprenden muchas cosas nuevas. Conforme vamos avanzando, los nuevos conocimientos que tenemos van construyéndose sobre los anteriores, así que aprendemos más despacio. Pero eso no quiere decir que no avances, quiere decir que ya tienes un conocimiento bastante bueno del idioma.

¿Qué opinas de estos consejos? ¿Estás de acuerdo con nosotros? ¿Crees que nos equivocamos? Puedes dejar tu opinión en los comentarios, en nuestro correo electrónico o en nuestras páginas de Facebook, Google+ o Twitter.

Si os gusta este episodio y nuestro podcast considera hacer una donación. De esta forma podremos seguir creando episodios y materiales que os sean útiles para aprender español. También puedes ayudarnos compartiendo nuestros contenidos y episodios en las redes sociales, de esta forma nos conocerá más gente.

Un saludo, mucha suerte y hasta el próximo episodio.

Ayuda a que otras personas descubran este podcast:

Diálogos para aprender español

El aprendizaje descomplicado

Download 100 Episodios SpanishPodcast.net

Download 100 Episodios Más SpanishPodcast.net

Download 200 Episodios SpanishPodcast.net