Tener malas pulgas – Spanish idioms EP198

Hola de nuevo. ¿Qué tal estás? Nosotros seguimos intentando crear episodios que sean útiles para ti y que te sirvan para mejorar tu español. Hoy te voy a explicar una expresión típica del español: tener malas pulgas.

En realidad, os voy a explicar dos expresiones: tener malas pulgas y estar de malas pulgas. Son dos expresiones muy parecidas y que tienen un significado muy parecido, pero hay una pequeña diferencia entre ellas y cada una debe utilizarse en el momento adecuado. Después, verás que esto no es difícil.

gritando

Hemos creado este episodio por un comentario que Marina hizo en uno de nuestros episodios: cantar las 40. Ella nos pedía que explicáramos algunas expresiones y hemos seleccionado esta porque nos parece bastante interesante.

Voy a comenzar a explicarte la expresión. La expresión de hoy es una expresión que puede utilizarse en todo tipo de contextos: informales y formales. Quizá es más utilizada en los contextos informales, pero puede escucharse en todo tipo de situaciones.

Palabras que forman parte de la expresión “tener malas pulgas”

La primera palabra de la expresión es el verbo tener. Seguro que conoces este verbo porque se utiliza mucho. Tener, como casi todas las palabras en español puede tener varios significados, pero el más utilizado es poseer. Si dices: “tengo una casa en Portugal”, significa que eres el dueño de una casa en Portugal, que posees una casa en Portugal.

La segunda palabra de la expresión es “malas”. La palabra “malas” es un adjetivo femenino y plural. Significa que alguna cosa tiene un valor negativo, perjudicial. Por ejemplo: “fumar es malo” o “la contaminación es mala”. En este caso “malas” está en femenino plural, así que detrás de esta palabra tenemos un sustantivo en femenino y en plural. En español los sustantivos y los adjetivos tienen que concordar en género y en número. Esto puede ser difícil para algunos estudiantes de español. Y no solo para ellos. Como anécdota te contaré que, en el año 2008, el gobierno de España nombró un ministerio nuevo y el nombre de este ministerio tenía un fallo. El ministerio se llamaba “Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, cuando debería haberse llamado: Ministerio de Medio Ambiente y Medios Rural y Marino. La palabra “medios” debía ir en plural y la pusieron en singular. Ya ves, que cualquiera puede tener un fallo, sea cual sea su dominio del idioma.

La última palabra de la expresión es “pulgas”. ¿Qué es una pulga? Una pulga es un insecto muy pequeño. Este insecto es un parásito. ¿Qué quiere decir que es un parásito? Ser un parásito significa que se aprovecha de otros animales o plantas para poder vivir. Las pulgas se alimentan de la sangre de los animales para poder vivir. Hay que tener cuidado con las pulgas porque pueden transmitir enfermedades. En la mayor parte de los países desarrollados las pulgas no son un problema para los humanos, aunque sí para sus mascotas. En las tiendas de animales venden collares antipulgas, un pequeño objeto que se pone en el cuello de los perros o los gatos para que los insectos no les molesten.

pulga

By Alan R Walker (Own work) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Ahora que conoces el significado de estas tres palabras, puedes pensar que “tener malas pulgas” significa estar lleno de estos insectos, pero no es así.

Significado de la expresión “tener malas pulgas”

El significado de “tener malas pulgas” es muy sencillo. Tener malas pulgas significa ser una persona que se enfada fácilmente, ser una persona con muy mal carácter, que es difícil de tratar para otras personas.

Si conoces a alguien que se enfada por cualquier cosa, que es difícil hablar con esa persona o que siempre está enfadada puedes decir que “tiene malas pulgas”. Hay personas que son así, su personalidad es esa, están enfadadas por cualquier cosa o se enfada con mucha facilidad: tienen malas pulgas.

Al principio del episodio te dije que esta expresión también se utilizaba con el verbo estar, por ejemplo: “está de malas pulgas”. ¿Qué significa esto? La diferencia es la misma que suele haber entre utilizar el verbo estar y utilizar el verbo ser.

tener-malas-pulgas

Cuando digo “estoy en Barcelona”, quiere decir que es un estado temporal, que me iré de Barcelona dentro de poco tiempo. Si digo “soy de Barcelona”, es algo permanente, he nacido allí y eso no puede cambiar.

Pues con esta expresión ocurre lo mismo, “estar de malas pulgas” significa que alguien está enfadado en un momento determinado. Pero no quiere decir que esa sea su personalidad. Esa persona no es así generalmente, pero en este momento está enfadada.

Si digo: “tiene malas pulgas”, significa que esa persona siempre o casi siempre está enfadada, es difícil de tratar. Si digo: “está de malas pulgas”, significa que en este momento esa persona está enfadada, pero generalmente no es así.

Como digo, es la misma diferencia que suele haber entre el verbo ser y el verbo estar. Cuando dices “soy”, te refieres a un estado permanente, algo que no puede cambiar y perdura en el tiempo. Cuando dices “estoy”, te refieres a un estado temporal.

Pequeñas historias para memorizar la expresión “tener malas pulgas”

Voy a contarte un par de pequeñas historias que te ayudarán a memorizar estas expresiones. Empiezo con la primera de ellas, escucha atentamente:

Verónica y Carlos son dos amigos que viven juntos en un piso de alquiler. Cuando empezaron a vivir allí, Javier, el propietario, les dejó la vivienda totalmente amueblada y preparada para que puedan vivir.

Un día, mientras planchaban la ropa, se les cayó la plancha. Tuvieron la mala suerte de que la plancha cayó sobre una silla. Como la plancha estaba caliente ha dejado una marca que se ve bastante en la silla. Verónica dice:

“Sé que Javier tiene malas pulgas, pero tenemos que contarle lo que ha pasado”

Con esto quiere decir que conocen al dueño de la vivienda y saben que es una persona con mal carácter. Es muy probable que el dueño se enfade cuando sepa lo que ha ocurrido, pero tienen que decírselo de todas formas.

Ahora otra pequeña historia, esta vez utilizaré la expresión con el verbo estar. Es decir, en esta ocasión, la expresión se va a referir a un enfado temporal.

Nuria y Gabriel son pareja desde hace algunos años. Hace poco han empezado a vivir juntos. Nuria trabaja en un banco como cajera. Gabriel trabaja en un supermercado, reponiendo la mercancía. Nuria y Gabriel son dos personas muy simpáticas, ese tipo de personas con las que te gusta mantener una conversación.

Un día Gabriel vuelve del trabajo. Cuando entra por la puerta de su casa, Nuria ve que está enfadado. Es posible que haya ocurrido algo en su trabajo y que por eso esté así. Nuria pregunta:

“¿Qué te pasa?”

Grabriel responde:

“Estoy de malas pulgas por una cosa que ha ocurrido en el supermercado.”

Con esto quiere decir que está enfadado. Ha ocurrido algo en el trabajo y se ha enfadado por ese motivo.

Alternativas a la expresión “tener malas pulgas”

En España existen varias formas de decir que alguien está enfadado. Las expresiones “tener malas pulgas” o “estar de malas pulgas” tienen varios equivalentes. Son expresiones que significan exactamente lo mismo.

Tres muy conocidas son: “tener mala uva”, “tener mala leche” y “tener mala hostia”. Tened cuidado porque esta última expresión es un poco malsonante. No es un taco, pero digamos que no suena muy bonito cuando hablas con alguien.

Todas estas expresiones también se pueden utilizar con el verbo estar. La diferencia de significado al cambiar el verbo es exactamente la misma. “Estar de mala uva”, “estar de mala leche” o “estar de mala hostia”.

Algunos ejemplos:

  • “Juan tiene malas pulgas”
  • “Juan tiene mala uva”
  • “Juan tiene mala leche”
  • “Juan tiene mala hostia”

Estas cuatro frases significan lo mismo. Quizá, cuando dices que alguien tiene mala hostia, quieres recalcar que esa persona tiene realmente muy mal carácter, que se enfada muchísimo. Decirlo de esta forma es una manera de destacar el significado de la expresión.

  • “Isabel está de malas pulgas”
  • “Isabel está de mala uva”
  • “Isabel está de mala leche”
  • “Isabel está de mala hostia”

Estas frases también significan lo mismo, aunque debemos tener en cuenta la consideración que hice antes con la última frase.

Si tienes alguna pregunta, duda, sugerencia o cualquier idea sobre lo que hemos dicho en este episodio puedes enviarnos tus mensajes a través de nuestro formulario de correo electrónico, a través de Facebook, Google+ o Twitter. Si conoces algún dato adicional o quieres compartir con nosotros cualquier información que consideres interesante también puedes ponerte en contacto con nosotros.

Si te gusta este episodio o nuestro podcast puedes considerar hacer una donación. Gracias a las personas que colaboran con nosotros podemos mantener este sitio web y seguir creando contenido interesante que puede servir para que mejores tu capacidad de comprender y hablar el español. Si lo prefieres, puedes colaborar con nosotros a través de nuestros audiobooks. Con uno de ellos podrás descargar nuestros 100 primeros episodios en un formato compatible con libros electrónicos, con el otro podrás obtener una estupenda guía sobre cómo aprender español o cualquier otra cosa que te propongas.

Ahora vamos a practicar con las expresiones de hoy.

Practicar la pronunciación y la conjugación

Las expresiones que hemos visto hoy casi siempre se utilizan en presente de indicativo. Pueden utilizarse en tiempo pretérito simple alguna vez, pero no es lo más habitual.

Vamos a comenzar por conjugar y practicar “tener malas pulgas”. Repite después de mí, intenta copiar la pronunciación y la entonación. No te preocupes si no te sale bien, puedes repetir el ejercicio las veces necesarias. Vamos alla:

  • Yo tengo malas pulgas…
  • Tú tienes malas pulgas…
  • Él tiene malas pulgas…
  • Ella tiene malas pulgas…
  • Nosotros tenemos malas pulgas…
  • Nosotras tenemos malas pulgas…
  • Vosotros tenéis malas pulgas…
  • Vosotras tenéis malas pulgas…
  • Ellos tienen malas pulgas…
  • Ellas tienen malas pulgas…

Bien, ahora vamos a practicar con la misma expresión, pero utilizándola con el verbo estar. Vamos allá:

  • Cuidado, estoy de malas pulgas…
  • Cuidado, estás de malas pulgas…
  • Cuidado, está de malas pulgas…
  • Cuidado, estamos de malas pulgas…
  • Cuidado, estáis de malas pulgas…
  • Cuidado, están de malas pulgas…

Y esto es todo por hoy. Esperamos que el contenido del episodio de hoy haya sido útil para ti y que te haya ayudado a mejorar un poquito más tus conocimientos. Recuerda escuchar varias veces este episodio, la repetición espaciada es muy importante para que consigas aprender el contenido del episodio de una forma eficiente y duradera.

Un saludo, mucha suerte y hasta el próximo episodio.

 

Ayuda a que otras personas descubran este podcast:

spanishpodcast audiobooks download

Diálogos para aprender español

El aprendizaje descomplicado

Download 100 Episodios (1-100)

Download 100 Episodios (101-200)

Download 100 Episodios (201-300)

Download 200 Episodios

Download 300 Episodios